Clásicas pero placenteras

By Escort 6 meses ago
Home  /  Sin categoría  /  Clásicas pero placenteras
spa para caballeros df

spa para caballeros df

Debemos de saber que aunque existen miles de posiciones en donde podemos llegar al placer de ambos, existen aquellas clásicas que no deben de faltar,si ya haz visitado un spa para caballeros df, sabrás mejor a lo que nos referimos, pero no te preocupes si apenas empiezas en esto te mostraremos aquellas que son clásicas pero que son de lo más placenteras.

1. El 69

Descripción:
Empezamos con los preliminares, el hombre y la mujer están tumbados de pies contra cabeza, de lado, o uno de los dos boca arriba y el otro encima. Ambos gozan con las caricias bucogenitales, la felación y el cunilingus se aprecian al mismo tiempo.

Lo que esta postura estimula:
¡Todo lo que los labios y la lengua puedan estimular! Esta zona del cuerpo es idónea para dar placer, ya que se mueve con facilidad, para las mujeres llegan al séptimo cielo cuando se les acaricia el clítoris; y en cuanto a los hombres, el glande es la zona del pene más sensible al tacto y una fuente importante de placer sexual para el hombre, así que ya sabes: caricias suaves, húmedas, y eso incluye el clítoris.

¿Para quién?
Para aquellos a quienes les encanta el cuerpo del otro, sin tabús y sin impedimentos. A quienes les gusta besar por todo el cuerpo, acariciarlo, y chuparlo.

¿Por qué nos gusta?
Porque nos recuerda a una postura preliminar, y por lo tanto, precede a una penetración sexual, además de que estimula al instante. No es una postura para concebir, es una postura puramente placentera. Porque es estimulante observar cómo el sexo del otro reacciona cuando lo acaricias.

¿Por qué no nos gusta?
Porque les da asco acariciar el sexo del otro con la boca, a algunos hombres no les gusta el cunilingus porque el sexo femenino les asusta, despliega un olor extraño, y a algunas mujeres no les gusta la felación ¡por los mismos motivos! Pero en general, incluso cuando no nos gusta dar, te aseguramos que a muchos les encanta recibir y sentir ese tipo de caricias en nuestro cuerpo.

3. El Galgo

Descripción:
Ella se coloca a 4 patas y él, de rodillas, la penetra por detrás.

Lo que esta postura estimula:
De todo un poco, la postura del galgo permite una penetración muy profunda, una unión total de los cuerpos. Además, se puede penetrar también por otro sitio (sexo anal). Y de ahí se pueden explotar diversas sensaciones.

¿Para quién?
Para aquellos que les guste el contacto, y que no les hace falta mirarse a la cara para saber que se quieren. También es adecuado para las mujeres embarazadas (hasta el final del segundo trimestre, el vientre se siente libre).

Variante:
En lugar de estar a 4 patas, la mujer se puede tumbar boca abajo y su pareja se tiende también sobre ella. la penetración es menos profunda, pero el contacto de ambos cuerpos es muy íntimo.

4. Andromaca

Descripción:
Él tumbado boca arriba y ella sentada encima de él, sobre todo para controlar la situación

Lo que esta postura estimula:
¡Todo lo que quieras!Tú eres quien eliges la inclinación de tu cuerpo. Según el ángulo, te estimulará el punto G, el punto A, ¡o bien cualquier otro punto erótico! ¿No es genial? Además, tú eres quien controla los movimientos del vaivén, y de las pausas; ¿qué más se puede pedir?

¿Para quién?
Está destinado a aquellos que quieran turnarse y marcar el ritmo. Aquellos que les guste dar y recibir, actuar y luego dejarse llevar, y viceversa, para aquellos que les guste la igualdad y el reparto de tareas en la pareja también es adecuado para aquellos que les guste sonreirse y mirarse a los ojos durante esos momentos de placer. ¡Y para los hombres que eyaculan demasiado rápido!. Esta postura tiende a frenarles sin dejar de sentir placer.

Variante:
Ella se puede acostar sobre él, como en la postura del misionero a la inversa. El contacto de los cuerpos se hace más íntimo, pero el contacto sexual es menos estimulante, ya que el ángulo de penetración queda fijado.

¿Por qué nos gusta?
Porque por una vez ¡nosotras hacemos todo! Y a los hombres también les gusta, porque por una vez, ¡ellos no tienen que hacer nada! Es una de sus fantasías sexuales. Y además nos podemos mirar a los ojos y eso nos excita aún más. Y, aunque él no tiene mucha capacidad de movimiento, sus manos sí pueden acariciar todo lo que se le antoje. ¿Quién se puede quejar con todo esto?

¿Por qué no nos gusta?
Porque algunos hombres no conciben no controlar la situación. Y les agobia ver a su pareja hacerlo todo. Porque algunas mujeres carecen de inspiración, temen hacerlo mal o mostrarse ridículas. Y es una lástima, porque con un poco de práctica, ¡todos acaban disfrutando!

Category:
  Sin categoría
this post was shared 0 times
 000
About

 Escort

  (32 articles)

Call Now Button
WhatsApp Mándanos WhatsApp